Hartford Hospital

Conditions In Depth

Search for

En sus propias palabras: Viviendo con linfoma No Hodgkin

English Version

John G. es un exitoso economista de 54 años de edad de California, que se mantiene ocupado con un trabajo de tiempo completo, una esposa de 31 años de edad y sus tres hijos. Después de tres años de lucha contra el indolente linfoma no Hodgkin (NHL, por sus siglas en inglés) para el cual no hay cura, todavía vive sin síntomas, feliz en su nuevo trabajo. Disfruta jugar golf y también de tocar la guitarra.

¿Cuál fue la primera señal de que algo andaba mal? ¿Cuáles fueron los síntomas que experimentó?

Fue detectado por los síntomas. Cuando tenía 51 años, tomé una serie de pruebas para cambiar el seguro de vida y me detectaron exceso de proteína en mi orina. Finalmente la proteína se convirtió en una proteína con señales de cáncer.

Tenía otros síntomas menores que nunca relacioné con el NHL. Estaba más cansado que de costumbre. Lo más significante fue el entumecimiento de las manos y los dedos que habían sido diagnosticados como el síndrome del túnel carpiano, pero lo que ningún médico me había dicho es que había señales de NHL. Más tarde presenté síntomas gastrointestinales, pero nunca llegaron más allá que a un vago malestar.

¿Cómo fue la experiencia del diagnóstico?

Fui con mi médico de cabecera y me hizo una serie de posibles diagnósticos, muchos de los cuales eran bastante aterradores. Para llegar a un diagnóstico real de la primera señal de proteína en la orina me tomó cuatro o cinco meses. Eso fue verdaderamente un largo periodo de ansiedad y turbulencia emocional para mi familia y para mí. Pero eso es común en NHL y en otros linfomas, porque algunos síntomas pueden parecerse a otras enfermedades. Después de que me diagnosticaron, busqué una segunda opinión con un oncólogo especialista en linfomas.

¿Cuál fue su reacción inicial y a largo plazo al diagnóstico?

Cualquier diagnóstico de cáncer es un duro golpe al estómago. Es muy difícil de asimilar. Con NHL, hay dos tipos principales - indolente y agudo. El indolente es aquiescente. En el mejor de los casos, no causa demasiados problemas inmediatos. Aunque no se puede curar, sin embargo, se puede vivir por 10 a 15 años y no se necesita terapia alguna.

A veces me siento devastado. Para mí, determinar a quién le quería decir y qué le quería decir formó parte de las dificultades para acostumbrarme a vivir con cáncer.

¿Cómo es tratado el linfoma no Hodgkin?

En la primavera del 2000, cuando las pruebas de sangre mostraron un incremento en los niveles de proteína y sentía más dolor y entumecimiento en mis manos, me sometí a unas sesiones de quimioterapia. Estuve en tratamiento una semana al mes durante 3 meses. Me sentí mucho mejor después de eso.

No he tenido ningún otro tratamiento desde entonces, aunque el invierno pasado algunas de las pruebas de sangre estaban incrementado - pero fueron mejorando por sí solas.

¿Tuvo que cambiar su estilo de vida o su dieta a raíz del linfoma no Hodgkin?

He sido muy afortunado en muchos aspectos. Después de la quimioterapia, terminé por conseguir un nuevo trabajo. Estaba preocupado de no ser capaz de cambiar de trabajo, pero más tarde me sentí mejor, Fue difícil decidir que información quería decir en mi nuevo trabajo, a mi jefe, y a los demás. Algunas personas sabían que tenía cáncer, pero otras no. No quería que se formaran una impresión acerca de lo que era capaz de hacer.

Me dí cuenta que desarrollé algunos tipos de alergias a ciertos alimentos, una era hacia el pescado, pero no era seguro si se debía al linfoma.

¿Buscó algún tipo de apoyo emocional?

He estado viendo a un terapeuta por un año y medio. Eso me ha ayudado. Hablar acerca de la muerte y de algunos otros temas relacionados con el NHL puede ser difícil.

¿El linfoma no Hodgkin tiene un impacto en su familia?

Sé que emocionalmente, afecta a mi esposa e hijos. A veces creo que emocionalmente es más difícil para ellos que para mí. Hemos hablado de cosas de las que antes no habíamos hablado, lo cual puede ser benéfico a largo plazo aunque sea doloroso en este momento.

¿Qué consejos le daría a alguien que padece de linfoma no Hodgkin?

Sea amable consigo mismo. Es algo difícil y no se espera que pase. Realmente necesita confiar en su familia y amigos. Sea honesto con ellos acerca de lo que está sintiendo, ellos también necesitan ser sinceros.

También es muy importante consultar a un especialista en linfomas y así tener una segunda opinión. Existen muchos nuevos medicamentos que prometen mucho. Eso es algo alentador. Cáncer solía ser una sentencia de muerte, hoy ya no lo es.

Las entrevistas fueron realizadas en el pasado y pudieran no reflejar estándares y prácticas actuales en la medicina. Hable con su médico para conocer mayores detalles sobre cómo esta condición es manejada y diagnosticada en el presente, así como para conocer que tratamientos son los adecuados para usted.

La información aquí suministrada complementa la atención recibida por su médico. De ninguna forma intenta sustituir el consejo de un professional medico. LLAME A SU MEDICO DE INMEDIATO SI PIENSA QUE PODRIA TENER UNA EMERGENCIA. Siempre busque consejo médico antes de comenzar un nuevo tratamiento o si tiene preguntas sobre una condición médica.