Hartford Hospital

Conditions In Depth

Search for

Cuando los niveles de azúcar sanguínea están fuera del rango normal, causan complicaciones. Éstas incluyen las siguientes:

A corto plazo:

A largo plazo:

El control cuidadoso de la diabetes puede reducir su riesgo de complicaciones.

La hipoglucemia es un nivel bajo de azúcar sanguínea. Algunas veces se le llama una "reacción a la insulina". Ésta puede ser causada por cualquiera de lo siguiente:

  • Tomar demasiada insulina
  • Omitir un alimento, o consumir una comida más pequeña de lo habitual sin ajustar su dosis de insulina
  • Hacer ejercicio más vigoroso o durante más tiempo de lo normal sin ajustar su dosis de insulina

La hipoglucemia se puede controlar bastante fácilmente si usted reconoce los síntomas y los trata de inmediato. Los síntomas de hipoglucemia incluyen:

  • Inestabilidad
  • Mareos
  • Sudoración
  • Hambre
  • Dolor de cabeza
  • Color pálido de la piel
  • Mal humor o cambio de comportamiento repentinos, como llorar sin razón aparente
  • Movimientos torpes o con saltos
  • Confusión o dificultad para poner atención
  • Sensaciones de hormigueo alrededor de la boca
  • Ataques
  • Frecuencia cardiaca rápida
  • Ansiedad
  • Coma

Si usted cree que es hipoglucémico, examine su sangre con su monitor de glucosa sanguínea. Si su nivel de glucosa sanguínea está por debajo de su rango normal, trate la hipoglucemia. (Si usted no sabe cuál es su rango normal de azúcar sanguínea, pregúnteselo a su médico). O bien, si usted reconoce los síntomas de baja azúcar sanguínea, podría tratarla inmediatamente, sin esperar a hacer la prueba.

El objetivo del tratamiento de hipoglucemia es elevar rápidamente su nivel de glucosa sanguínea dentro de su rango normal. Esto se puede realizar al comer o beber alguna forma de azúcar, como:

  • Pastillas de glucosa
  • ½ taza de jugo de fruta
  • 5-6 piezas de caramelo macizo
  • Refresco de cola

Para tratar la hipoglucemia inmediatamente, usted siempre debería tener algún tipo de azúcar con usted.

Espere de 15 a 20 minutos después de comer el azúcar, y después vuelva a examinar su glucosa sanguínea. Si todavía está demasiado baja, repita el tratamiento.

Si usted se desmaya debido a hipoglucemia, necesitará tratamiento inmediato. Esto puede ser una inyección de glucagón. El glucagón es una hormona que eleva el nivel de azúcar sanguínea. Pida a su médico una prescripción para que la pueda tener a la mano. Además, enseñe a los miembros de su familia y a sus colegas del trabajo a administrar el glucagón. Si el glucagón no está disponible, a usted lo deben llevar al hospital para recibir tratamiento de emergencia. Una vez que haya sido tratado exitosamente, necesitará tratar de identificar las razones que causan la condición para que usted sepa cómo prevenir futuras repeticiones.

La hiperglucemia es un nivel elevado de azúcar sanguínea. La hiperglucemia a largo plazo es la principal causa de muchas de las complicaciones a largo plazo que ocurren en personas con diabetes (discutidas a continuación). La hiperglucemia ocurre cuando usted no tiene suficiente insulina para deshacerse de la glucosa en su cuerpo. Ésta puede ser causada por cualquiera de lo siguiente:

  • Tomar muy poca insulina
  • Comer un alimento más grande de lo habitual sin ajustar su dosis de insulina
  • Hacer menos ejercicio de lo planeado sin ajustar su dosis de insulina
  • Estrés por una enfermedad (p.e., un resfriado o gripe, o estrés por factores en su vida diaria)

La hiperglucemia se debería tratar inmediatamente para evitar complicaciones posteriores. Las señales y síntomas incluyen:

  • Azúcar sanguínea elevada - Pregunte a su médico con qué frecuencia debería revisar su nivel de azúcar sanguínea.
  • Niveles elevados de azúcar en su orina - Pregunte a su médico si usted debería monitorear su orina.
  • Micción frecuente (poliuria)
  • Sed incrementada (polidipsia)
  • Visión borrosa

Si la hiperglucemia no se trata adecuadamente, puede conllevar a cetoacidosis, la cual también se conoce como coma diabético. Cuando los niveles de azúcar sanguínea son tan elevados que hay muy poca azúcar disponible en las células para obtener energía, el cuerpo comienza a metabolizar la grasa almacenada para obtener energía. Los sub-productos de la metabolización de grasa son cuerpos de cetonas, los cuales son ácidos que se acumulan en la sangre y causan cetoacidosis.

Si su nivel de azúcar sanguínea es mayor de 240 mg/dl, revise su orina para detectar cetonas. Si usted tiene cetonas, necesitará consultar inmediatamente a su médico o seguir un plan previamente acordado para controlar la cetosis. Algunos expertos recomiendan que no haga ejercicio si su orina contiene cetonas. En la mayoría de los casos, el tratamiento para un nivel alto de azúcar sanguínea y cetonas en la orina será recibir insulina adicional.

Si usted tiene hiperglucemia frecuentemente, hable con su médico acerca de la mejor manera para tratarla. Usted podría necesitar ajustar su dieta, su régimen de insulina, o la cantidad de ejercicio que hace.

Las personas con diabetes tipo 1 pueden desarrollar cetoacidosis, una condición seria que no sucede en personas con diabetes tipo 2. Cuando su cuerpo no está recibiendo suficiente insulina, el azúcar no puede llegar a las células para generar energía. Cuando esto sucede, el cuerpo comienza a metabolizar la grasa almacenada para obtener energía. Los sub-productos de la metabolización de grasa son cuerpos de cetonas, los cuales son ácidos que se acumulan en la sangre que pueden causar cetoacidosis. Las razones más comunes para que su cuerpo genere cetonas son:

  • Tomar muy poca insulina - Esto ocurre especialmente cuando usted está enfermo con una infección debido a que el cuerpo podría necesitar más insulina. Este es el escenario en el cual generalmente ocurre la cetoacidosis.
  • Comer muy poco u omitir una comida - Una vez más, esto puede ocurrir a menudo cuando usted está enfermo y generalmente está asociado con un nivel bajo o normal de azúcar sanguínea.
  • Tomar demasiada insulina, causando un nivel bajo de azúcar sanguínea, y haciendo que el cuerpo queme grasa para obtener energía - Esto por lo general está asociado con un nivel bajo o normal de azúcar sanguínea.

Señales y síntomas que indican cetoacidosis incluyen:

  • Niveles elevados de cetonas en la orina o en la sangre
  • Olor a frutas en el aliento
  • Falta de aliento
  • Náusea y vómito
  • Boca seca o señales de deshidratación
  • Dolor abdominal
  • Fatiga
  • Función y alerta mental reducidas
  • Coma

Pida a su médico un plan acerca de cuándo medir y preguntar acerca de las cetonas. La cetoacidosis es una condición de amenaza para la vida y necesita tratamiento médico inmediato.

El nivel elevado crónico de azúcar sanguínea, así como la presión arterial elevada, pueden dañar pequeños vasos sanguíneos en la retina del ojo. La diabetes es la causa más común de ceguera en personas entre 20-60 años de edad en los Estados Unidos. Este daño, llamado retinopatía diabética, por lo general ocurre en un largo periodo de tiempo. Señales de daño ocular incluyen:

  • Visión borrosa o doble
  • Anillos, luces deslumbrantes, o puntos en blanco
  • Puntos oscuros o flotantes
  • Dolor o presión en uno o ambos ojos
  • Dificultad para ver cosas fuera de las esquinas de sus ojos

Algunas personas no tienen síntomas hasta que el daño es considerable. Por lo tanto, es esencial que vea regularmente a su médico. La retinopatía diabética se puede tratar con terapia de láser, llamada fotocoagulación, o cirugía. Dejar de fumar y controlar su presión arterial elevada también son importantes medidas preventivas.

Otras condiciones oculares ocurren casi dos veces más seguido y a una edad más joven en personas con diabetes tipo 1 que en personas sin esta enfermedad. Éstas son cataratas y glaucoma. Una catarata es una nube sobre el cristalino de su ojo. Su cristalino, el cual por lo general es transparente, enfoca la luz en la retina, pero una catarata hace que su visión sea borrosa. Esta condición se puede tratar con cirugía.

El glaucoma es causado por presión incrementada en el ojo, la cual daña el principal nervio del ojo; el nervio óptico. El daño primero causa que usted pierda la visión de los costados de sus ojos. Sin tratamiento, usted puede quedarse ciego. El glaucoma se puede tratar con gotas especiales para los ojos o cirugía con láser.

Entre el 20%-40% de personas con diabetes tienen daño renal después de 20 años, lo cual se conoce como nefropatía diabética.

El nivel elevado de azúcar sanguínea y la presión arterial elevada dañan los glomérulos de los riñones, los cuales son responsables de filtrar desecho fuera de la sangre. Este daño permite que se filtren proteínas fuera de la sangre y causa que los desechos, que deberían ser eliminados con la orina, se acumulen en su sangre. Tener cantidades pequeñas de proteínas en la orina se le llama microalbuminuria. Dos clases de medicamentos, inhibidores de la enzima convertidora de angiotensina y bloqueadores del receptor de angiotensina II, pueden reducir la filtración de proteínas en la orina y retrasan el inicio de la enfermedad renal diabética.

A medida que el daño continúa, se filtran más proteínas, y se acumulan más desechos. Tener cantidades más grandes de proteínas en la orina se le llama proteinuria o macroalbuminuria. Eventualmente, este daño puede avanzar a insuficiencia renal, la cual requiere diálisis o un trasplante de riñón. Restringir el consumo de proteínas en pacientes diabéticos con insuficiencia renal crónica puede reducir los índices de muerte.

Las personas con diabetes tipo 1 son de 2 a 4 veces más propensas a tener enfermedad cardiaca y a morir a causa de enfermedad cardiaca que las personas sin diabetes.

Tener diabetes puede causar que sus niveles de colesterol sanguíneo se eleven, conllevando a arterias atascadas o estrechas, a lo cual se le llama aterosclerosis - Las arterias atascadas hacen más difícil que la sangre transporte oxígeno y otros nutrientes esenciales hacia órganos y tejidos vitales, como su corazón, y pueden causar:

  • Dolor en el pecho (también llamado angina) - Esta sensación de dolor o presión por lo general comienza en su pecho e irradia hacia su brazo y podría empeorar cuando usted hace ejercicio o después de una comida completa.
  • Ataque cardiaco - Esto es causado por la obstrucción de un vaso sanguíneo que abastece de oxígeno y otros nutrientes esenciales a su corazón. Cuando parte de su músculo cardiaco no recibe los nutrientes que necesita para funcionar, deja de trabajar. Síntomas incluyen: dolor o sensación de presión en el pecho, náusea, indigestión, debilidad extrema, y sudoración.
  • Cardiomiopatía - Éste es un debilitamiento del músculo cardiaco causado por el estrechamiento de pequeños vasos sanguíneos por todo el corazón.

La diabetes tipo 1 lo hace de 2 a 4 veces más propenso a tener una apoplejía. Una apoplejía es causada por una obstrucción en el flujo sanguíneo al cerebro. Los efectos de una apoplejía dependen de la parte de su cerebro que esté dañada y podrían incluir:

  • Debilitamiento o adormecimiento repentinos de su rostro, brazo, o pierna de un costado de su cuerpo
  • Confusión repentina, dificultad para hablar, o dificultad para entender
  • Mareos repentinos, pérdida de equilibrio, o dificultad para caminar
  • Dificultad repentina para ver en uno o ambos ojos o visión doble repentina
  • Dolor de cabeza repentino severo

Aproximadamente del 70% al 80% de las personas con diabetes tienen formas de leves a severas de daño nervioso diabético, llamado neuropatía diabética. Tener un nivel elevado de azúcar sanguínea durante muchos años puede dañar los vasos sanguíneos que transportan oxígeno a los nervios. Un nivel elevado de azúcar sanguínea también puede lastimar la cubierta de los nervios. Los nervios dañados pueden dejar de enviar mensajes. O bien, podrían enviar mensajes demasiado lento o en momentos equivocados.

El daño nervioso a causa de diabetes se podría manifestar como:

  • Un descenso en la presión arterial al ponerse de pie
  • Diarrea por la noche
  • Estreñimiento
  • Dificultad para deglutir
  • Vejiga neurogénica con goteo, flujo débil, o dificultad para iniciar la micción
  • Disfunción eréctil
Úlceras en los Pies

Sus pies son especialmente vulnerables a los efectos de la diabetes tipo 1. El daño a los nervios periféricos (los cuales conducen a los brazos, manos, y piernas, así como a los pies) puede dañar su experiencia de sensaciones como dolor, calor, y frío. Además del daño nervioso, la diabetes tipo 1 también puede causar una reducción en el flujo sanguíneo. Por lo tanto, si usted tiene una ampolla o úlcera en su pie, podría no sentirla debido a la neuropatía. Y después, a causa del mal flujo sanguíneo, la úlcera podría no sanar y estar en riesgo más alto de infectarse. En casos severos, este daño nervioso puede conllevar a amputaciones de pie y pierna. Por lo tanto, es esencial que lave y examine sus pies diariamente.

Según dos estudios recientes, si usted está en alto riesgo de úlceras diabéticas del pie, revisar la temperatura de sus pies reduce el número de úlceras.

En un estudio, 225 sujetos fueron divididos aleatoriamente en dos grupos: terapia convencional versus terapia térmica. Ambos grupos realizaron una inspección diaria de los pies y recibieron calzado terapéutico, educación sobre el pie diabético, y cuidado regular para los pies. Usando un termómetro infrarrojo para la piel, los sujetos en el grupo de terapia térmica midieron la temperatura en seis sitios de sus pies, dos veces diariamente. Si había una diferencia en la temperatura (entre el pie derecho y el izquierdo) de > 4ºF, entonces ellos contactaron a la enfermera del estudio y redujeron actividades hasta que la temperatura se normalizara. Después de 18 meses, investigadores concluyeron que las diferencias en temperaturas elevadas entre los pies podrían predecir el inicio y reducir el riesgo de úlceras de los pies. El segundo estudio, que involucró a 85 pacientes, alcanzó una conclusión similar. En comparación con el grupo de terapia convencional, los sujetos que midieron la temperatura de sus pies diariamente, tuvieron considerablemente menos úlceras en los pies. El termómetro Temp Touch cuesta $150 dólares. * 1 * 2

Sométase a Revisiones Regulares Incluso Si Se Siente Bien

A menudo, sus médicos pueden detectar señales tempranas de complicaciones. Tal vez de manera más importante, la mayoría de las complicaciones listadas anteriormente se pueden prevenir al seguir los estándares recomendados para el cuidado de la diabetes.

Si usted ha tenido diabetes durante muchos años, haga al menos lo siguiente:

  • Medición frecuente (cada 3-6 meses) de hemoglobina glicosilada para asegurar un tratamiento efectivo (en la mayoría de los casos el resultado debería ser menor de 6.5% al 7.0%)
  • Examinación anual de sus ojos por parte de un experto, usando gotas para dilatar sus pupilas
  • Examinación periódica de los pies con un "monofilamento" de nylon para determinar que la sensación esté normal
  • Examinación anual de la orina para detectar microalbuminuria
  • Control cuidadoso de la presión arterial (debe estar por debajo de 135/85), lipoproteínas de baja densidad (por debajo de 100), y triglicéridos para reducir el riesgo a largo plazo de enfermedad cardiaca y apoplejía.
  • Inmunización con la vacuna contra influenza y vacuna neumocócica para reducir el riesgo de neumonía u otras complicaciones
  • Tomar una dosis baja de aspirina cada día (probablemente sólo para adultos)

Desafortunadamente, muchos médicos no logran ayudar a que sus pacientes se adhieran a estos estándares. Como resultado, los índices de complicaciones para la diabetes son más altos de lo que deberían ser por el contrario.

Esfuércese por Mantener Su Azúcar Sanguínea y Presión Arterial Dentro de un Rango Saludable

Es muy importante que usted sepa cuáles son estos rangos normales. Para el azúcar sanguínea, el nivel antes de los alimentos debería ser menor a 110 mg/dl y el nivel después de los alimentos menor a 140 mg/dl. Su presión arterial debería ser menor de 130 mmHg sistólica (número más alto) y menor de 85 mmHg (el número más bajo).

Dígale a su médico si usted tiene alguna de estas señales de alerta:

  • Problemas de la visión, como visión borrosa o con manchas
  • Cansancio
  • Color pálido de la piel
  • Sensaciones de adormecimiento u hormigueo en manos o pies
  • Infecciones repetidas o curación lenta de heridas
  • Dolor en el pecho
  • Comezón vaginal
  • Dolores de cabeza constantes
  • Cortaduras o ampollas en sus pies
  • No fume; si usted fuma, deje de hacerlo.
  • Haga ejercicio regularmente (es decir, ejercicios aeróbicos de tres a cinco veces a la semana durante 20-60 minutos cada vez). Asegúrese de que su médico apruebe esto antes que comience. Recuerde usar su pulsera de identificación de diabetes o etiqueta en el calzado.

Referencias:

American Diabetes Associationwebsite. Disponible en: http://www.diabetes.org/home.jsp.

American Dietetic Associationwebsite. Disponible en: http://www.eatright.org/cps/rde/xchg/ada/hs.xsl/index.html.

Hyperglycemic crises in diabetes. Diabetes Care. 2004(Supp 1);27:S94-102.

National Institute of Diabetes & Digestive & Kidney Diseases website. Disponible en: http://www.niddk.nih.gov/.

Perkins BA, Ficociello LH, Silva KH, et al. Regression of microalbuminuria in type 2 diabetes. New Engl J Med. 2003;348:2285-2295.

Physical activity/exercise and diabetes. Diabetes Care. 2004; 27(Suppl 1):S58-62.

* 1 Updated Foot Ulcers section on 2/7/2008 according to the following study, as cited by DynaMed's Systematic Literature Surveillance http://www.ebscohost.com/dynamed/what.php: Armstrong DG, Holtz-Neiderer K, Wendel C, Mohler MJ, Kimbriel HR, Lavery LA. Skin temperature monitoring reduces the risk for diabetic foot ulceration in high-risk patients. Am J Med. 2007;120:1042-1046.

* 2 Updated Foot Ulcers section on 2/7/2008 according to the following study, as cited by DynaMed's Systematic Literature Surveillance http://www.ebscohost.com/dynamed/what.php: Lavery LA, Higgins KR, Lanctot DR, et al. Home monitoring of foot skin temperatures to prevent ulceration. Diabetes Care. 2004;27:2642-2647.

Última revisión septiembre 2011 por B. Gabriel Smolarz, MD

La información aquí suministrada complementa la atención recibida por su médico. De ninguna forma intenta sustituir el consejo de un professional medico. LLAME A SU MEDICO DE INMEDIATO SI PIENSA QUE PODRIA TENER UNA EMERGENCIA. Siempre busque consejo médico antes de comenzar un nuevo tratamiento o si tiene preguntas sobre una condición médica.


 
CreativeChangePowered by: Creative Change, Inc.