Hartford Hospital

Conditions In Full

Search for

Grandes Tensiones para Personas Pequeñas

English Version

¿De Dónde Viene el Estrés? | ¿Cuáles Son los Signos de Estrés? | ¿Qué Pueden Hacer los Padres al Respecto?

El estrés ya no es más un problema que sólo ataca a los adultos Tipo A. Se ha extendido a los niños, incluso algunas veces antes de que comiencen la escuela.

Cuando los adultos recuerdan su niñez, con frecuencia la recuerdan como una época de diversión, una época de poco estrés; tenían un espíritu de despreocupación e inquietudes no reales. ¿Ya la han olvidado o los tiempos han cambiado? A pesar de ello, actualmente el mundo pequeño de un niño con frecuencia está lleno de una cantidad tremenda de estrés.

Existen tres tipos de estrés básicos:

  • Estrés de desarrollo o normal: la causa de este estrés son las experiencias normales de la niñez tal como la separación de los padres cuando son bebés o la adaptación en la pubertad
  • Estrés crítico: involucra factores estresantes que no ocurren en la vida de todos los niños, pero son bastante comunes, tal como mudarse a una nueva casa o problemas económicos familiares. Con frecuencia son más críticos para el bienestar de un niño que el estrés de desarrollo.
  • Estrés catastrófico: causado por sucesos serios inesperados tal como una enfermedad seria, muerte de un miembro de la familia o abuso. Los niños están en riesgo mayor de sufrir este tipo de estrés.

¿De Dónde Viene el Estrés?

El estrés puede ser el resultado de la información sobrecargada. Puede ayudar limitando la cantidad de tiempo que su hijo pasa mirando la televisión, escuchando música, jugando video juegos y navegando en internet. Al tener estas fuentes de información colocadas en la parte central de la casa, usted puede supervisar lo que su hijo está escuchando y hablar con ellos sobre cualquier cosa que podría estar molestándolos.

Existe una variedad de factores estresantes que los niños experimentan en la escuela. Para los preescolares, es la anticipación del primer viaje de campo o simplemente un cambio de rutina. Para los niños pequeños de edad escolar, podría ser subirse al autobús, ser elegido a última instancia en un equipo o sentirse rechazado en el receso. Con frecuencia los adolescentes experimentarán estrés con respecto a los exámenes, proyectos, amigos o presión de los compañeros.

La familia puede ser tanto el alivio del estrés, así como también la causa. Los cambios tales como una mudanza, un nuevo hermano, adaptación al padrastro o hermanastros, falta de armonía entre los padres y rivalidad entre hermanos contribuyen al mundo estresante de un niño.

Los padres están conscientes del mundo competitivo en que vivimos y quieren preparar a sus hijos para lograr el éxito. Sin embargo, existe un riesgo involucrado cuando se espera que los niños desarrollen un tarea antes de que haya terminado su desarrollo.

De acuerdo con David Elkin, autor de The Hurried Child y Miseducation: Preschoolers at Risk, "Cuando enseñamos a los niños temas académicos o natación, gimnasia o ballet, a una edad muy temprana, los maleducamos: los ponemos en riesgo de sufrir estrés a corto plazo y al daño de personalidad a largo plazo por un propósito inútil. No existe evidencia de que la instrucción temprana tenga beneficios duraderos y evidencia considerable de que puede causar daño duradero."

Cuando un niño está equilibrando programas extracurriculares, equipos deportivos, clases privadas y responsabilidades del hogar ellos están viviendo un estilo de vida que es más apropiado para los adultos. La necesidad de lograr cada una de estas áreas puede dar como resultado agobio, engaño y/o temor.

Usted puede preparar mejor a su hijo para el mundo estando consciente de la etapa de desarrollo y las capacidades únicas del niño. Animarlo y apoyarlo para alcanzar su potencial dentro de cada etapa fomentará la confianza en sí mismo y una motivación continua para lograr el éxito.

¿Cuáles Son los Signos de Estrés?

La forma en cómo los niños responden al estrés tiene mucho que ver con sus responsabilidades y el apoyo que obtienen de su familia y/o amigos. Usted no debe confiar en que su hijos le digan que se sienten estresados. Con frecuencia negarán que algo anda mal debido a que se sienten avergonzados, culpables o posiblemente, no saben que algo anda mal.

Frecuentemente los cambios en el comportamiento y la personalidad son los primeros indicadores del estrés en los niños. A continuación se presentan unos cuantos signos típicos de lo que hay que estar al pendiente:

  • Llanto incontrolable
  • Berrinches
  • Golpes a la cabeza
  • Mecerse hacia atrás y adelante
  • Mojar la cama
  • Chuparse el pulgar
  • Hablar como bebé
  • Miedos exagerados
  • Terror en la noche
  • Palpitaciones aceleradas
  • Episodios de llanto
  • Tartamudeo
  • Agresividad
  • Aferración a los padres
  • Pesadillas
  • Mojar la cama
  • Morderse las uñas
  • Rechinar los dientes
  • Ser propenso a sufrir accidentes
  • Pérdida del apetito
  • Fasciculaciones nerviosas
  • Dolores estomacales
  • Dolores de cabeza
  • Cambios de personalidad
  • Agresión
  • Indigestión
  • Conducta destructiva
  • Cambio drástico en las emociones
  • Depresión
  • Retraimiento
  • Insomnio
  • Dolores de cabeza
  • Dormir excesivamente
  • Comportamiento obsesivo/compulsivo

Muchos de estos comportamientos son comunes en el transcurso del desarrollo normal del niño. Sin embargo, si persisten, empeoran o persisten durante un periodo prolongado de tiempo, hable con su doctor al respecto.

¿Qué Pueden Hacer los Padres al Respecto?

El estrés es una parte normal de crecimiento y de la vida. Como padre, usted no puede (ni debería) tratar de proteger a su hijo del estrés completamente. Pero, existen algunas medidas que puede tomar para ayudar a evitar que el estrés llegue a un nivel peligroso.

Muchos adultos podrían responder a sus hijos diciendo, "Relájate. No tienes nada de qué preocuparte. Crees que ahora tienes problemas, espera hasta que seas mayor." Pero recuerde, los niños sienten sus problemas tan profundamente como los adultos; pero tienen menos control. No obtener un puesto en el equipo de porristas puede ser tan traumático para un niño como sería ser despedido de un trabajo para un adulto. Los padres no deben negar o hacer menos las preocupaciones de sus hijos. Son reales para el niño y necesitan atención.

La comunicación positiva no es sólo una fuente de información, sino también proporciona consuelo y seguridad. En lugar de decir, "Oh estás exagerando," o tratar de resolver el problema, preste atención y ayude a los niños a pensar en posibles soluciones.

Los niños observan con mucha atención cómo los padres manejan el estrés. Imitan y aprenden de lo que ellos ven. "Me sorprendí cuando escuché por casualidad a mi hijo de diez años de edad gritar obscenidades a la computadora cuando no pudo hacer que algo funcionara. Pero, dijo exactamente lo que su padre y yo decimos cuando nos frustramos con la computadora," confiesa una madre de tres hijos.

Todos necesitan una fuente para aliviar la tensión. Los niños necesitan oportunidades todos los días para jugar, correr por todas partes, pasear, ir al parque, contar chistes tontos, cantar y reír. Es en el transcurso de este tiempo no estructurado en el cual los niños son libres para reflexionar, ser creativos, experimentar y tomar decisiones. Lo más importante de esto es un tiempo para ellos en el cual puedan disfrutar la niñez.

Para las familias de la actualidad, es una carrera contra el reloj cuando los padres llevan a los hijos de una actividad a otra. Con frecuencia este acto de malabarismo lleva a la frustración, ansiedad y al estrés sobrecargado. La participación en actividades es beneficioso, pero los padres e hijos necesitan tomar decisiones y establecer limites. Pida a su hijo que decida qué actividades son las que le agradan más. Permítales probar que pueden manejar una actividad, tarea y responsabilidades del hogar antes de agregar actividades adicionales.

No todo el estrés es malo. Éste motiva, ayuda a realizar cosas y proporciona la energía para llevar a cabo nuevos retos. Pero cuando el estrés interfiere con el desarrollo normal de un hijo, se vuelve un problema. Con un poco de empatía, humor, lógica y equilibrio, usted puede ayudar a sus hijos a sobrellevar su pequeño, pero estresante mundo.

Fuentes Adicionales:

American Psychological Association

http://www.apa.org/

FUENTES DE INFORMACIÓN CANADIENSES:

Canadian Mental Health Association

http://www.ontario.cmha.ca/index.asp

Canadian Psychological Association

http://www.cpa.ca/cpasite/home.asp

Última revisión February 2010 por Brian Randall, MD

La información aquí suministrada complementa la atención recibida por su médico. De ninguna forma intenta sustituir el consejo de un professional medico. LLAME A SU MEDICO DE INMEDIATO SI PIENSA QUE PODRIA TENER UNA EMERGENCIA. Siempre busque consejo médico antes de comenzar un nuevo tratamiento o si tiene preguntas sobre una condición médica.